¿Puede el arte ser revolucionario?