Xabier Vila-Coia retrata los miedos del ser humano