Réplica a la catedrática de Filosofía moral y política, Victoria Camps.