¿Legalidad o voluntad?