Trabajadores, robots y pensionistas